La sal es uno de los condimentos más utilizados en la cocina para que las comidas tengan mejor sabor. Sin embargo, existen varios tipos de sal que no solo se diferencian por el proceso de obtención, sino también por los beneficios que tienen para mejorar tu vida. Conoce cuáles son los usos de la sal de mar y conviértela en tu sal de mesa de uso diario.  

Aunque lo primero que puede venir a tu mente cuando escuchas sal de mar es el uso en la cocina, debes saber que no solo es un elemento básico en la preparación de alimentos, hay muchos otros beneficios de la sal que debes aprovechar para mejorar tu vida y la de tu familia.

Sazonador

Si bien la sal de mesa es un ingrediente básico para que tus comidas tengan mejor sabor, también es muy importante saber qué tipo de sal es la más conveniente para incluir en los alimentos que consumes día a día.

Por eso, uno de los principales usos de la sal marina, es el que se le da como sazonador en la cocina debido a que es más benéfica que la sal de mesa de uso común.

Una de las principales ventajas de la sal de mar es que tiene un sabor más fuerte que la sal de mesa, por lo tanto solo necesitarás agregar una pizca para sazonar tus comidas. Además, no pasa por tantos procesos químicos como la sal de mina, por eso la sal marina es muy recomendable para cuidar la salud de tu familia ya que reducirás el consumo de sodio y tus comidas seguirán teniendo un sabor delicioso.

Leer más: Conoce los beneficios de consumir la flor de sal

Si sustituyes la sal de mesa que hasta ahora has utilizado por la sal de mar, podrás proteger tu salud. ¿Quieres saber por qué? Conoce los beneficios de la sal de mar y utilízala para sazonar todos tus platillos:

  • Equilibra tu digestión
  • Estimula la circulación sanguínea
  • Contribuye a controlar los niveles de colesterol
  • No aumenta la presión arterial
  • Fortalece el sistema inmunológico
  • Protege la salud cardiovascular
  • Alivia los dolores musculares
  • Ayuda a prevenir la osteoporosis

Exfoliante facial y corporal

La cantidad de calcio que tiene la sal de mar puede ayudar a limpiar los poros obstruidos de la piel. Por eso, otro de los usos de la sal marina es su capacidad exfoliante. Si tienes la piel propensa al acné, la sal de mar te ayudará a mantenerla limpia y clara, con lo cual podrás prevenir infecciones dermatológicas.

Aunque estos consejos pueden ayudarte a exfoliar, lo mejor siempre será visitar a un especialista, recuerda que se trata del cuidado de la piel, así que lo más recomendable será que acudas con un dermatólogo de confianza para que te indique el tratamiento adecuado.

Si acostumbras lavar tu rostro con jabones, incluye un poco de sal de mar y masajea el área de la nariz, verás cómo ayuda a extraer los puntos negros que se acumulan en esa zona y la textura de tu rostro quedará más tersa y limpia que antes.

Sal de mar para exfoliar la piel

El efecto exfoliante de la sal de mar también ayudará a que tus pies, tobillos y talones estén mucho más suaves. Solamente tendrás que masajearlos con jabón líquido de uso común y una cucharada de sal de mar. Utiliza este remedio siempre y cuando no tengas alguna herida o raspón en tus pies.

También puedes aprovechar las propiedades de la sal marina para convertirla -junto con una rutina de ejercicio y una dieta balanceada-, en tu mejor aliada en la eliminación de la celulitis.

Gracias a su continua renovación celular, la sal de mar mejorará el estado de tus piernas mediante una exfoliación hecha con tu crema hidratante, un puño de sal marina y un poco de aceite de oliva.

Para aplicarlo, debes masajear la zona con movimientos circulares y exfoliar, de esta manera irás reduciendo la grasa acumulada en tu cuerpo, tonificarás tus piernas y estimularás la circulación sanguínea.

Una vez que hayas exfoliado las zonas deseadas, enjuágate con agua fría.

Mascarilla capilar

La sal de mar es uno de los remedios caseros más recomendados para las personas que tienen cabello graso debido a que puede absorber el exceso de grasa. Además, gracias a la cantidad de minerales y nutrientes que tiene la sal de mar, podrás tener la suavidad, el volumen y el movimiento deseados en tu cabello. También es un excelente aliado para retirar las partículas de polvo, la suciedad y la caspa porque actúa directamente sobre el cuero cabelludo ayudando a deshacerse de la sequedad para que tu cabello luzca siempre brillante.

Para aprovechar todos estos beneficios puedes aplicar masajes en el cuero cabelludo con sal marina antes o durante la aplicación de tu shampoo, siempre y cuando no tengas aplicado algún tratamiento para alisar tu cabello de manera temporal.

Entérate sobre: Sal de mar, ¿qué es y para qué sirve? 

Relajante y desinflamatorio

El uso de la sal durante un baño es ideal para desinflamar y relajar tu cuerpo. Tomar un baño de sal es una excelente terapia para aliviar los músculos cansados debido al efecto antiinflamatorio que tiene gracias al sulfato de magnesio que contiene la sal de mar.

La sal de mar sirve para desinflamar y relajar los musculos

Desintoxicante

La sal del mar es rica en vitaminas y minerales que son esenciales para proporcionar una alimentación adecuada a las células de tu piel. Estos nutrientes pueden mejorar el metabolismo de la energía celular, mantener los tejidos hidratados, aumentar la circulación de la sangre y fortalecer las membranas celulares.

La sal marina ayuda a drenar los líquidos que se acumulan en tu cuerpo a lo largo del tiempo y a eliminar las toxinas de la piel. Los baños de sal de mar también te ayudarán a desintoxicar tu piel, ya que gracias al magnesio que contiene, evitarás la retención de líquidos manteniendo tu piel tersa, firme y saludable.

Toma un baño de sal de mar y olvídate de las imperfecciones generadas por la acumulación de toxinas en tu cuerpo.  

Gracias a todos estos usos, la sal marina se ha convertido en algo más que un ingrediente básico de la cocina, pues como ahora ya sabes, puede aportar mucho a tu salud; verás que tanto tu organismo como tu aspecto físico mejorarán significativamente si incluyes sal de mar a tu vida diaria.  

recetas fáciles para preparar con sal de mar