La forma en la que preparamos los alimentos influye en el sabor que disfruta nuestro paladar, pero también en el aporte de nutrientes para nuestro organismo ¿Conoces la diferencia entre usar sal de mar y sal del Himalaya en tus platillos?

Actualmente, estos dos tipos de sal han ganado popularidad como alternativas saludables para sazonar las comidas. Sin embargo, no siempre tenemos claro cuáles son sus beneficios reales y la que debemos elegir.

Descubre a continuación sus principales características y compara los beneficios que cada una tiene para tu salud.

¿Por qué muchas personas eligen la sal de mar?

La sal marina, como la que Sal Sol lleva a tu mesa, es extraída directamente por evaporación solar. Este proceso permite que la sal conserve mejor los nutrientes que son esenciales para el organismo. Entre éstos podemos encontrar magnesio, potasio y calcio.

Leer más: ¿Dónde se consigue la sal de mar en México?

Asimismo, este método de extracción natural no implica el uso de colorantes, por lo que la sal de mar tiene un color grisáceo. Además, su consistencia es más gruesa que la sal común y al tener un sabor más fuerte, la cantidad que uses en tus recetas será menor.

Por estas propiedades, un gran beneficio asociado con el consumo de la sal de mar es que ayuda a mejorar la circulación sanguínea. También favorece la reducción de peso y es excelente para regular los niveles de azúcar en el cuerpo.

 

Sal-de-mar-vs.sal-himalaya

 

¿La sal del Himalaya es tan buena como dicen?

Este tipo de sal mineral es extraída de una mina salinera ubicada en Khewra, Pakistán, a 300 kilómetros del Himalaya. Su característica más evidente es su tonalidad rosada.

En los últimos años, se le han atribuido numerosas propiedades “curativas” y de importante beneficio para el cuerpo humano. Sin embargo, hasta el momento, no existe evidencia científica que avale todos estos atributos.

Puede interesarte: ¿Qué es mejor: sal yodada o sin yodo?

Lo que sí se ha podido afirmar, es que esta sal contiene cloruro de sodio y pequeñas cantidades de hasta 10 minerales diferentes. Desde la perspectiva nutricional, no presenta mayores cualidades como las que se le han atribuido erróneamente.

Y aunque su proceso de extracción permite que conserve varias de sus propiedades puras, la diferencia notable con otros tipos de sal recae básicamente en su sabor y consistencia.

 

¿Qué sal elegir para tus recetas?

Es cierto que muchas personas también consideran la relación del precio con lo que realmente ofrece la sal que eligen. Sin embargo, tomando en cuenta lo anterior, ambas sales conservan su equilibrio de nutrientes esenciales para el cuerpo humano.

Nuestra recomendación, es que optes por un producto que sea recolectado del modo más natural, sin que intervenga algún proceso químico. También es importante que contenga un

 

balance adecuado entre el sodio y el potasio. Este factor, difícilmente lo conservan las sales procesadas.

Leer más: Beneficios de la sal de mar para tu salud

Una sal saludable como la sal de mar, conserva su apariencia cristalina y cierta humedad, lo que también es una buena característica. Además, garantiza una conservación ideal de sus minerales, sin perder todo el sabor que nos encanta agregar a los alimentos.

Actualmente, puedes encontrar sal marina de calidad en diversas presentaciones para tus platillos favoritos. Recuerda consumirla en las porciones recomendadas por los profesionales en nutrición para aprovechar al máximo sus beneficios.

recetas fáciles para preparar con sal de mar