Tiempo

35 minutos

Dificultad

Medio

Porciones

16 Personas

Ingredientes

  • 600 gr de arroz blanco
  • 1 manojo de cilantro fresco
  • 260 gr de elote en grano
  • 2 cucharadas de consomé de pollo en polvo
  • 2 pizcas de Sal de Mar Sal Sol
  • 300 gr de queso manchego
  • 400 ml de media crema
  • 60 gr de cebolla blanca

Procedimiento

1
Lava el arroz.
2
Corta la cebolla en cubos muy pequeños.
3
Licúa el cilantro con 1 litro de agua, cuela y reserva (separar unas hojitas de cilantro para picar como decoración final del platillo).
4
Sofríe la cebolla en una cacerola con un poco de aceite, agrega el arroz y sofríe hasta dorar.
5
Agrega dos tazas de agua con cilantro por cada taza de arroz añadido, añade el consomé de pollo, la Sal de Mar Sal Sol, mezcla muy bien, tapa y cocina por aproximadamente 20 minutos. Es importante que el arroz quede bien cocido pero no batido.
6
Agrega media crema, elotes en grano e incorpora todo con mucho cuidado.
7
Al final, deja una capa de queso, agrega granos de elote, cilantro picado y hornea para gratinar. Si no tienes horno, puedes hacerlo en el horno de microondas.

Prepara un platillo a la europea

El suflé, reconocido en el mundo por su textura tan particular, tiene su origen en la cocina del siglo XVIII, sin embargo, comenzó a hacer presencia en los restaurantes europeos durante la primera mitad del siglo XIX.

Es un platillo que se caracteriza por tener una textura muy suave que tú y tu familia podrán degustar en este suflé de arroz, que al darle un giro a la preparación original con ingredientes más característicos de nuestra región, se convertirá en una de tus recetas sencillas favoritas.

Es una receta que prepararás con mucha facilidad porque seguramente has cocinado arroz anteriormente; la diferencia radica en que en esta ocasión el arroz será el protagonista.

Prepáralo para salir de tu rutinario menú semanal y bríndale a tus hijos un platillo rico y novedoso mientras sigues cuidando de su salud con recetas fáciles e ingredientes nutritivos como los granos de elote que, gracias a la cantidad de carbohidratos que contienen, aportan fuerza y vitalidad a nuestro cuerpo.

Además de ser una fuente rica de carbohidratos, contiene proteínas que protegen los músculos, huesos y piel; un beneficio que sin duda, debes aprovechar para cuidar la salud de tus hijos, sobre todo, si se encuentran en etapa de desarrollo y crecimiento.  

Si quieres conocer más recetas rápidas para tus hijos, te invitamos a descargar nuestro recetario. Con él podrás preparar comidas ricas que te llevarán poco tiempo pero aportarán los nutrientes que su cuerpo necesita para mantenerse saludable y en equilibrio con una dieta balanceada.

recetas fáciles para preparar con sal de mar