Tiempo

30 minutos

Dificultad

Fácil

Porciones

5 Personas

Ingredientes

  • 20 pzas de galletas María
  • 3 cds de mantequilla sin sal
  • 210 grs de queso crema
  • 1 cdita de extracto de vainilla
  • 2 tazas de crema para batir
  • 2 cds de azúcar
  • 4 cds de mermelada de fresa
  • 10 pzas de fresas naturales
  • Pizca de Sal de mar

Procedimiento

1
Tritura las galletas y ponlas en un tazón.
2
Pon la mantequilla en un recipiente de vidrio y mételo 1 minuto al microondas o hasta que se derrita. Si prefieres usar la estufa, vierte la mantequilla en una olla pequeña y muévela hasta que se derrita por completo.
3
Vacía la mantequilla derretida sobre las galletas y revuelvelo hasta que quede bien integrado, como una pastita.
4
Coloca las 2 tazas de crema para batir en un tazón aparte y utiliza una batidora hasta que crezca el doble de su tamaño original.
5
Ya que haya crecido la crema, agrega el queso crema y bate hasta que quede suave y bien mezclado.
6
Añade la vainilla y el azúcar a la mezcla del queso y la crema y revuéleve nuevamente hasta que quede bien incorporado. Para potencializar el sabor dulce, agrega una pizca de Sal de Mar.
7
Lava y desinfecta las fresas. Después corta 5 fresas en cubitos pequeños.
8
Toma otro recipiente y agrega la mermelada, 4 cucharadas de agua purificada y las fresas picadas, mezclalo muy bien.
9
Para la presentación: Agrega una cucharada y media de la mezcla de las galletas a la base.
10
Añade 2 centímetros de la mezcla de la crema y el queso sobre la base de galleta.
11
Agrega una cucharada de la mezcla de las fresas sobre la crema. Repite con tantas capas como quieras.
12
Nota: No olvides poner a enfriar los vasitos al menos 10 minutos antes de servirlos.

Un delicioso postre sin horno

Este delicioso cheesecake de fresa es el postre perfecto para cualquier ocasión, gracias a la combinación de sabores y texturas del queso crema, las fresas y la galleta. Además es una de nuestras recetas fáciles preferidas, y estamos seguros que cuando la pruebes se convertirá en una de las tuyas también.

Muchas veces creemos que para preparar un postre increíble necesitamos de mucho tiempo o de un horno, pero hay muchas recetas sin horno de postres que te dejarán con la boca abierta, como este rico cheesecake de fresa, que puedes compartir con tu persona preferida, pues también es una de las mejores recetas de San Valentín o cualquier día especial. 

No importa la ocasión, ni con quien decidas compartir este postre, es tan rápido de preparar que puedes hacerlo para disfrutar de una tarde calurosa, o si tienes invitados inesperados, seguro que será una deliciosa sorpresa para ellos.

También te puede interesar: 7 tips para preparar una cena romántica con poco tiempo

Antes de comer fresas

Las fresas son una fruta llena de beneficios para tu organismo y el de tu familia. Cuando compres fresas procura siempre que tengan un buen color y firmeza. Antes de comerlas siempre lávalas y desinfectalas. Para esta receta también puedes utilizar fresas congeladas, las que son convenientes ya que además de agregar frescura al postre, como están sometidas a muy bajas temperaturas, el frío mata las bacterias que pudieran alojar.

Algunos beneficios de las fresas

Las fresas son una fruta tan poderosa que incluso se incluye en dietas de personas que sufren de depresión por su alta cantidad de vitamina B1 y ácido valpróico.

Además de estas dos sustancias que ayudan a que el cerebro mande un mensaje de bienestar al cuerpo, consumir fresas puede prevenir hipertensión, bajar el colesterol, ayudar a combatir el resfriado, y reforzar el sistema inmunológico, entre otras muchas funciones.

Por su alto contenido de omega 3, magnesio y cobre, ayuda a que el cabello se mantenga saludable y brillante, así que no dudes incluirlas en tu dieta diaria. 

Estos elementos sumados a su gran cantidad de agua también son muy benéficos para la piel, ya que la suavizan, protegen de rayos UVA del sol y combaten las ojeras.

recetas fáciles para preparar con sal de mar