Además de dar un delicioso sabor a nuestros alimentos, la sal de mar cuenta con diferentes elementos que son perfectos para cuidar nuestra piel.

 

Hemos hablado del gran número de beneficios de la sal para cuidar nuestro cuerpo, especialmente la sal de mar, pues gracias a que es extraída de manera natural, mantiene sus propiedades.

 

La piel es el órgano más grande del cuerpo y debemos cuidarla para que se mantenga bella y sana, pues es un área que se mantiene expuesta a diferentes climas y a la contaminación. El uso de la sal para el cuidado de la piel es una costumbre que se ha heredado por generaciones, gracias a sus fuertes propiedades naturales para purificar y limpiar, entre otras cosas.

A continuación te platicamos sobre 10 propiedades de la sal de mar para que puedas cuidar tu piel y luzca radiante todos los días.

1. Nutre tu piel

La sal de mar tienen un fuerte contenido de vitaminas y minerales, que son importantes para ayudar a alimentar de manera adecuada a las células de la piel. Los elementos presentes como el Sodio en la sal de mar tienen los siguientes beneficios:

  • Los tejidos de las células se mantienen hidratados.
  • Mejora la circulación y metabolismo celular.
  • Aumenta la resistencia de las celular.
  • Regula y mantiene el líquido que baña las células. 
  • Mantiene el equilibrio de agua en el cuerpo.

Por si fuera poco, la sal de mar tiene un alto contenido de magnesio, que es indispensable para mantener la piel firme.

2. Limpia y desinfecta

La sal es bien conocida por sus propiedades antisépticas, lo que quiere decir que ayuda a limpiar y desinfectar la piel, facilitando su curación, especialmente cuando hay heridas presentes. Otro de los beneficios que presenta la sal de mar es que acelera la cicatrización ayudando a regenerar los tejidos y previene infecciones.

3. Exfoliante

Probablemente hayas notado que tu piel se ve radiante y se siente limpia y fresca después de pasar un día en la playa, o nadando en el mar.

La sal de mar contiene los minerales necesarios para eliminar las toxinas de la piel y para absorber las impurezas que pueda tener. En suma a su textura, que permite remover las células muertas, lo que le da una apariencia fresca y sana a tu piel.

Para hacer un exfoliante con sal de mar para el rostro,  solo necesitas: una cucharadita de sal de mar y tres gotas de aceite de lavanda. Haz una pasta con los ingredientes y masajea tu rostro suavemente con ella. Déjala reposar por unos minutos y retírala enjuagando con agua tibia. Te recomendamos que después apliques tu crema hidratante preferida.

 

4. Desinflama y alivia

Otro de los beneficios de la sal para el cuidado de la piel, son sus propiedades desinflamatorias, que actúan como magia.

Los minerales de la sal son absorbidos por la piel y mejoran la circulación, lo que reduce la hinchazón e inflamación en el cuerpo.

Puedes frotar con sal marina durante el baño realizando masajes circulares en el área que te gustaría desinflamar o meterla en una solución de agua tibia y sal de mar para reducir la hinchazón en pies o piernas, por ejemplo.

 

5. Adiós al acné

La contaminación, el calor y la presencia de grasa pueden hacer que nuestros poros se tapen y se generen molestas espinillas o barros, especialmente en áreas como la espalda o el rostro.

Gracias a la presencia de minerales como el calcio, la sal de mar puede ser una buena solución para prevenir y deshacernos de estos molestos brotes en la piel.

Procura limpiar el área afectada o propensa al menos dos veces al día y puedes hacer un sencillo tónico. Con la ayuda de una cucharada de sal de mar, una cucharada de agua destilada y 2 gotas de aceite de rosa mosqueta. Mezcla los ingredientes y déjalos reposar sobre el área afectada por 15 minutos, retira con agua tibia e hidrata la piel.

 

6. Suaviza la piel

La presencia de sal de mar en la piel permite que esta recupere los electrolitos que va perdiendo al o largo del día, lo que la mantiene humectada y suave. Esto sumado a las propiedades de limpieza profunda, permiten que la piel se mantenga libre de grasa y suave al tacto por períodos más largos de tiempo.

 

7. Presencia de Oligoelementos

La sal de mar está compuesta por oligoelementos como el sodio, yodo, zinc, potasio, flúor, azufre, entre otros. Esta combinación de elementos es absorbida por la piel, la cual adquiere más elasticidad, y ayuda a combatir y prevenir manchas.

 

8. Ayuda a combatir enfermedades de la piel

Existen algunos padecimientos crónicos en la piel como los eccemas, que son una forma de alergia. La sal de mar permite aliviar los síntomas de padecimientos como este, porque entre sus propiedades tiene bromuro, que ayuda a calmar la comezón y ardor en la piel.

 

9. Previene el envejecimiento prematuro

Gracias a su efecto antioxidante y alcalino, ayuda a mantener las células jóvenes.

Por otro lado,  su efecto exfoliante ayuda a remover las células muertas que propician que la piel se deteriore.

 

10. Combate la celulitis

Es muy común que se presente la llamada “piel de naranja” en alguna parte del cuerpo, y para ayudar a eliminar, la sal de mar puede ser un gran aliado. ¿Cómo? Frotar la zona afectada ayuda a estimular la circulación y nutrir la piel para que mejore su apariencia y se tense.

Puedes hacer un tratamiento con sal de mar, aceite de coco y aceite de oliva.

 

Ahora que conoces algunos de los beneficios que la sal tiene con tu piel y la de tu familia, puedes realizar las sencillas recetas que te presentamos para mejorar la salud de los tuyos de manera natural y orgánica.