El consumo de sal es una práctica que ha realizado la humanidad por miles de años, de hecho en la antigüedad se pagaba a ciertos trabajadores con sal, de ahí el origen de la palabra salario, así que es un mineral que nos ha acompañado a lo largo de la historia.

La sal de mar es uno de los minerales extraídos de manera natural que no requiere ser procesado para su consumo, lo que permite que guarde sus propiedades para beneficiar los alimentos que comemos y nuestros organismos.

Existen distintos debates respecto a algunas ideas que se han creado relacionadas a la Sal de Mar que han dado pie a algunos mitos que a continuación aclararemos.

  1. Sal de mar vs sal común para cocinar

Cocinar con Sal de Mar tiene muchos más beneficios que cocinar con sal refinada, ya que además de contar con propiedades benéficas para el cuerpo, se utiliza una cantidad menor gracias a su intenso sabor. Cuando cocinas con Sal de Mar, puedes incorporarla a los alimentos que están calentándose para que se vaya deshaciendo lentamente y logre acentuar el sabor de los alimentos.

Incluso existen platillos que específicamente solicitan Sal de Mar en las receta para dar el sabor y la textura adecuada, como el pulpo a la gallega, por ejemplo.

Leer más: ¿Por qué le ponemos sal a la comida? 

 

  1. El color de la sal de mar

Existe el mito de la sal sobre si esta sucia por su color, lo cual es un gran error. El color que tiene la Sal de Mar varía de acuerdo a su procedencia, pues depende del lugar de donde venga. Puede tener un color blanco con ligeros toques de amarillo, que es su color natural, lo que nos indica que no ha sido procesada, así que podemos confiar en que sea un mineral completo.

 

  1. Sazonar alimentos

Salar el agua con Sal de Mar antes de poner a hervir verduras o pasta, es muy benficioso ya que los alimentos absorberán un poco del agua salada, lo que los hidrata y les da sazón para que más adelante, durante el resto de la preparación,  no será necesario que utilices una gran cantidad de Sal de Mar para condimentar tu platillo.

 

  1. La Sal de mar engorda

La sal de mar está compuesta principalmente por cloruro de sodio, que no cuenta con calorías, lo que quiere decir que no representa un aumento en el peso. Cuando se consumen alimentos muy salados o procesados, lo que puede ocurrir es que el exceso de sal en el cuerpo haga que te sientas hinchado o provocar que retengas líquidos, pero eso no quiere decir que consumir Sal de Mar haga que subas de peso.

 

También te puede interesar: 10 razones por las que no debes excluir la sal de tu dieta

 

  1. Solo sirve para sazonar la comida

La Sal de Mar sirve para muchísimas cosas además de sazonar la comida, gracias a que posee sustancias como el sodio y el cloruro, que ayudan a regular funciones del organismo. Entre las propiedades de la sal de Mar, podemos encontrar que ayuda a desinflamar, a desinfectar, a regular la presión, y a exfoliar la piel, entre muchísimos más usos que se le puede dar para cuidar el cuerpo y la casa.

Por ejemplo  uno de los usos de la Sal de Mar en la cocina a la hora de lavar los sartenes manchados con grasa, es que puedes hacer es poner agua con Sal de Mar en el sartén y ponerlo en la estufa hasta que hierva. Después lava el sartén como de costumbre y verás que la sal ayuda a quitar las manchas sin dañar el material.

 

La realidad es que existen muchísimos usos que se le puede dar a la Sal de Mar, y su versatilidad ha provocado que se generen mitos alrededor de este increíble mineral. Pero puedes estar tranquilo, que las ventajas de consumir y usar la Sal de Mar son muchos más que algunos datos equivocados.

recetas fáciles para preparar con sal de mar