Aplicar el dicho “Menos es más” a la hora de hacer una parrillada, puede ser la clave de cómo marinar la carne para obtener el mejor sabor.

Cuando encontramos los mejores cortes de carne, es más recomendable sazonar únicamente con Sal Parrillera y un poco de pimienta para permitir que se acentúe el sabor natural de la carne a las brasas y aquí te diremos la razón. 

Primero debes asegurarte de tener el corte perfecto para tu asado, cada tipo de carne es diferente y dependiendo de sus características varia muchas veces la manera de asar para lograr una parrillada con un sabor sorprendente.

 

Elige el corte ideal

Escoger un buen pedazo de carne es una de las parte más importantes para obtener un asado increíble, pues de esto dependerá la textura y en parte el sabor. 

Si estamos pensando en el corte perfecto para nuestra parrillada, debemos considerar comprarla lo más fresca posible. En general puedes preguntar a tu proveedor cuál es el mejor corte que tenga disponible para asarlo, pero busca siempre que sean cortes suaves y jugosos.

Algunas sugerencias son: Lomo de aguja, Lomo ancho, Cadera, Punta de anca, Lomo Fino o Costilla pues son jugosos sin tener mucha grasa se cocinan perfectamente al carbón.

Tamaño: Si compras varios cortes, procura qu sean del mismo tamaño para que se cocinen durante el mismo tiempo.

Grosor: Estamos hablando que debe tener más o menos entre medio centímetro y hasta 5 centímetros, busca que sea igual de grueso a lo largo de la pieza para que se cocine parejo. Los cortes más delgados tardan menos tiempo en cocinarse. Así que el tiempo de cocción dependerá del grosor de la carne y el termino que quieras lograr. 

Grasa: ¿Grasa o no grasa? esa es la cuestión. Un poco de blanco alrededor de la carne puede darle un jugoso sabor a la hora de cocinarse, sin embargo cuida que no haya nervios o exceso de grasa en la carne. Ya que muchas personas prefieren consumir carne sin grasa puedes eliminar el exceso, además así evitarás que tu corte se reduzca demasiado al asarse. 

 

Carne empaquetada

Fíjate que el color sea rojo intenso y que la textura sea firme al tocarla. Asegúrate que la carne es limpia y sin manchas cafés o grises y que la consistencia sea brillosa. También toma en cuenta que si compras carne empaquetada debes revisar la fecha de caducidad y que el paquete esté completamente sellado para evitar consumir algo en mal estado. 

 

Usa Sal Parrillera

La Sal Parrillera es sal de grano que se encuentra en un estado más entero y natural, pues no pasa por ningún proceso químico, así que ayuda a resaltar mejor el sabor de la carne, a diferencia de otros tipos de sales.

 

  • Por tratarse de una sal más entera, la carne absorbe la cantidad necesaria y suelta el resto cuando le das la vuelta en la parrilla, así que es poco probable que se sale.
  • Otra ventaja de utilizar este mineral a la hora de asar carne en tu parrillada es que cuida la salud de todos, ya que su consumo aporta beneficios al cuerpo. Obtén el asado perfecto utilizando sal parrillera y disfruta del delicioso sabor y beneficos que tiene para ti. 

 

Consejos para asar la carne

Cuando tienes listos los cortes que pondrás en la parrilla, lo que sigue es marinarlos. Si el corte es frezco y de buena calidad, lo más recomendable es que solo utilices Sal Parrillera para darle un buen sazón y acentuar el sabor natural de la carne en lugar de mezclarlo con algunas especias que lo suavizan.

 

  • Añade sal antes de colocar la carne en la parrilla. Cuando agregues la Sal Parrillera incorpora con tus dedos la sal en la carne para que los granos penetren en las diferentes capas del corte.
  • También puedes incorporar  la Sal Parrillera y la pimienta a cualquier corte que elijas y dejarlos reposar unos 5 minutos en la carne antes de llevarla a la parrilla, cuida no exceder el tiempo pues la sal podría empezar a cocer la carne antes de ponerla en el fuego.
  • Puedes poner un poco de aceite a la carne antes de agregar la pimienta. Muchos parrilleros expertos sugieren poner la Sal Parrillera a la carne ya que este en la parrilla, lo que puede dar muy buenos resultados.
  • Si el corte es muy fino, lo mejor será salarlo de un solo lado, pero si es muy grueso, lo más recomendable es salarlo de ambos lados para que penetren los granos de sal y absorba mejor el sabor.
  • Para asegurar que la carne se cocine a punto exacto, ponla en la parrilla cuando las brasas estén blancas para que se vaya cociendo lentamente hasta que llegue al término que más te guste.

Si prefieres comer la carne sellada, puedes leer el siguiente artículo que te ayudará a lograr un buen asado.

 

Leer más: El secreto para un buen asado, tips para sellar la carne al carbón

 

Hay muchas recetas y formas de preparar una buena parrillada, pero cuando encuentras el corte ideal, lo mejor es marinarlo solo con sal parrillera para tener un asado perfecto y listo para compartir con quien tú quieras.

recetas fáciles para preparar con sal de mar