La mayoría de veces, conocemos poco acerca de los condimentos que utilizamos a diario para sazonar nuestras comidas, incluso, al ser un ingrediente tan común, creemos saber para qué sirve la sal de mar, pero ¿sabías que tiene diferentes usos y variantes? A continuación te platicaremos más al respecto.

La sal de mar es conocida en el mundo por ser un ingrediente natural debido a su método de extracción y a los pocos procesos industriales por los que pasa antes de llegar a nuestros hogares.

Su proceso de producción permite la obtención de otros tipos de sal que, aunque conservan las mismas propiedades, tienen diferentes usos. Una de estas variantes, es la sal de grano, la cual tiene propiedades y características que se pueden aprovechar para preparar determinados platillos. Normalmente, se utiliza para cocer carnes o verduras, pues como tarda en fundirse, los alimentos se salan en el momento ideal y de manera uniforme.

Dentro de la variedad de sales, también existe la sal parrillera, que aunque puede ser poco sonada, es una de las más utilizadas por las personas que disfrutan de asar carnes y organizar parrillas para convivir con amigos y familiares.

Aunque ambas se diferencian de la sal de mesa porque no atraviesan por el proceso de molido, cada una tiene características y propiedades que te ayudarán a saber cuál utilizar dependiendo del platillo que vayas a cocinar.

Origen y características de la sal de grano

La sal de grano se obtiene de la evaporación del agua de mar, debido a esto, a diferencia de la sal de mina, es más natural y contiene una gran cantidad de minerales, como azufre, bromo, cloruro de magnesio, sodio, potasio, flúor, aluminio, fósforo, hierro, manganeso y selenio.

La sal gruesa o sal de grano destaca de los otros tipos de sal por su tamaño y grosor, ya que, a diferencia de la sal de mesa, no pasa por el proceso de refinamiento, por lo que mantiene su forma y conserva sus atributos naturales.

¿Qué diferencia a la sal de grano de la sal parrillera?

 

En realidad, lo único que cambia entre estas sales, es el tamaño del grano, ya que la sal parrillera es más entera, lo cual hace la diferencia entre un corte de carne bien sazonado y uno muy salado; por eso esta sal es la más recomendable para realzar el sabor de la carne de res, cerdo y pollo.

Debido al grosor y propiedades de la sal parrillera, al salar la carne, ésta absorbe únicamente lo que necesita y rechaza lo demás cuando se voltea en la parrilla, mejorando su textura e intensificando su sabor en un punto exacto al fusionarse también con los jugos que contiene la carne.

También te puede interesar: ¿Por qué le ponemos sal a la comida? 

Por eso, con la sal parrillera, es muy complicado salar de más la carne como sucede con frecuencia cuando se sazona con otros tipos de sal, como la sal de mesa.

Ahora que sabes que la sal parrillera es la más recomendada para sazonar los cortes de carne, utilízala la próxima vez que te reúnas con tus amigos para disfrutar una parrillada de campeones, brindándole a tu asado el sabor ideal.

Si quieres ser el mejor anfitrión, sorpréndelos preparando alguno de los platillos de nuestro recetario. Descárgalo y cocina algo nuevo en tu próxima parrillada conservando el sabor ahumado que tanto disfruta tu paladar.

recetas fáciles para preparar con sal de mar