El arte de cocinar necesita siempre un toque de creatividad, no importa si estás siguiendo una receta al pie de la letra o si estás experimentando y creando algo que se te ocurrió de la nada, lo que en general da resultados muy ricos e interesantes; pero puede llegar a pasar que por un pequeño error de cálculo, se nos arruine el platillo con un simple movimiento en falso y terminemos con la comida salada, por ejemplo.

Sin embargo, cuando la comida queda salada, no es necesario tirarla y volver a empezar, te presentamos algunos trucos que puedes usar para rescatar tus platillos.

Para comidas con caldo

Para quitarle lo salado a la comida hay diferentes soluciones e ideas que llevar a cabo dependiendo qué es lo que estés cocinando, por ejemplo si es una sopa lo que quieres arreglar, según sea la base: agua, caldo, crema o leche, puedes quitar un poco del líquido salado y reemplazarlo por un poco más del mismo que no esté salado, o hacer combinaciones. Si estás preparando una crema, puedes poner un poco de crema de leche de vaca o incluso más leche en la mezcla, para diluir el sabor. Si es una sopa con base de agua o caldo, además de reemplazar el líquido salado, usa verduras cocidas o ingredientes que no tengan sal para balancear el sabor.

También te puede interesar: ¿Por qué le ponemos sal a la comida?

Existen algunos ingredientes en general que pueden ayudar a quitar lo salado de casi todos los platillos, o balancear el sabor de lo que estés cocinando, puedes jugar con diferentes combinaciones dependiendo de qué sea lo que preparas. Puedes usar por ejemplo: jugo cítrico, orégano, vinagre, vino, tomate, papa, apio, azúcar, miel, leche condensada, crema y arroz,  entre algunos otros.

Cuando tengas los ingredientes necesarios y la naturaleza de la receta lo permite, agrega más ingredientes sin sal a tu mezcla, crece el platillo, por ejemplo agrega verduras, carne, caldo o cualquier otro alimento que combine con lo que estás preparando.

Rescata las verduras

En caso que sean las verduras lo que se te saló, que generalmente puede pasar cuando están hervidas, debes enjuagarlas con agua fría y sumergirlas unos minutos en agua que no tenga sal, así quitarás el exceso y absorberán agua limpia que ayudará a bajar el sabor. Este truco funciona con verduras crudas y cocidas, aunque las verduras cocidas pueden cambiar un poco su textura al final.

Es muy común la idea de quitar lo salado a la comida poniendo una papa cruda en el guisado, que si bien es cierto que absorbe la sal, también absorbe el caldo o salsa, así que deberás poner un poco más de líquido o especias en tu receta una vez que la papa se haya cocido.

Otra verdura que realiza una función similar es el apio, córtalo en trozos, añádelo a tu platillo y cocínalo a fuego lento durante 20 minutos. Después quita los pedazos de apio y continúa con la preparación del guisado.

Consejos para agregar sal a tus platillos

Para prevenir estas situaciones te presentamos unos pequeños consejos muy fáciles para que puedas evitar que los alimentos terminen salados:

  1. Cuando pongas la sal en tus recetas, procura que sea desde arriba. Cuando pones sal con altura de por medio, esta cae a lo largo del platillo y es más práctico que caiga en la mayoría de los ingredientes y no se concentre en un solo lugar, sino que le dé sabor de manera más uniforme a todo el platillo, usado menos sal.
  2. Cocina con Sal de Mar tiene muchas ventajas, y cómo lo hemos mencionado, una de ellas es que tiene mucho sabor y no necesitas utilizar mucha en tus guisados. Mientras estás cocinando con ella, toma en cuenta que puede irse deshaciendo conforme la mezclas con otros ingredientes, por ejemplo al fuego, dale tiempo de disolverse y llenar tus alimentos de sabor.
  3. Otro buen consejo es que vayas poniendo un poquito de sal durante diferentes etapas de la receta, para que los ingredientes vayan tomando sabor poco a poco, pero ve probándola poco a poco mientras la vas preparando, para que aprecies donde necesitas poner más sal o si es suficiente y combine mejor que los ingredientes que pongas después ya no lleven sal.

Conoce la sal de mar y cómo identificarla, da clic aquí.

En fin que cocinar sí es un arte, uno que requiere tu creatividad durante la creación y preparación de las recetas, y puede ser que te encuentres con pequeños errores o imprevistos, pero todo puede ser solucionado, así que sigue valiendo la pena probar y experimentar, porque siempre podrás sacar nuevos guisados que te sorprenderán.

recetas fáciles para preparar con sal de mar