Platicamos con un experto en nutrición a quien le preguntamos cuáles son los efectos positivos y negativos de la sal en la salud. ¿Es verdad lo que tanto se dice con respecto al consumo de la sal? Bien, esto es lo que nos contó.

¿Debemos de hablar de la sal o del sodio?

No, la sal es un sólido blanco, cristalino, higroscópico y altamente soluble en agua; está compuesta principalmente por Cloruro (Cl) y Sodio (Na).

Si bien sal y sodio no son lo mismo, la sal está compuesta en un 98% por sodio. La sal no te generará ningún efecto porque esto es lo que pasa cuando la consumes: el cloruro de sodio se separa, se metaboliza y lo que realmente absorbes es sodio y cloro, que es lo que genera los efectos positivos y negativos cuando se consume en exceso. Es extremadamente difícil que generes un exceso de cloro con el consumo de sal, pero el sodio -al ser el elemento más abundante- es el que más efectos genera.

El sodio no es como lo pintan

El sodio es vital para nuestro organismo, debido a que es un actor principal en la contracción muscular. Es decir, se necesita para que los músculos puedan moverse y dado que el corazón también es un músculo, éste lo requiere para bombear la sangre por todo nuestro cuerpo. Por lo que el sodio ayuda a la oxigenación del cuerpo a través de la sangre.

Beneficios del sodio y la sal

Además, el sodio, el cloro y otros electrolitos son necesarios para el correcto funcionamiento del metabolismo. Te decimos los más importantes:

  • Reguladores en el equilibrio de líquidos en el organismo.
  • Reguladores del ph sanguíneo.
  • Ayudan a la absorción del potasio, el cual es vital para el proceso de contracción muscular, entre otras funciones.
  • La conducción de estímulos nerviosos.
  • El buen funcionamiento de las células.
  • El balance de fluidos.
  • Contracción muscular.
  • Mejora la hidratación de la piel.

¿Qué pasa si te excedes con el consumo de la sal y el sodio?

Diversos estudios han asociado la presión arterial elevada y el aumento de eventos cardiovasculares con el consumo excesivo de sodio. El sodio corporal proviene, en su mayoría, del consumo de los alimentos. Normalmente, los alimentos no procesados como las frutas y verduras son bajos en sodio, sin embargo, en la actualidad, la alimentación de las personas se basa en el consumo de alimentos ultra procesados como enlatados y comida rápida, los cuales contienen cantidades de sodio elevadas, lo que genera un consumo mayor al recomendado por los profesionales en nutrición: 5-6g de ClNa al día.

La presión sanguínea alta (hipertensión), las afecciones coronarias, irritabilidad, retención de líquidos y sobrecarga de trabajo para los riñones son algunos de los problemas que arroja la excesiva ingesta de sodio. En condiciones normales de salud, los riñones tienen la capacidad de regular la concentración de este mineral y provocar una mayor producción de orina, haciendo que ésta sea más diluida en caso de un consumo superior al requerido. No obstante, el exceso de sodio a mediano y largo plazo tiene consecuencias en el organismo: retiene agua, lo que obliga al corazón, al hígado y a los riñones a trabajar por encima de sus posibilidades. El mayor problema es que sus efectos no aparecen de forma inmediata sino con el paso del tiempo, por lo que conviene tomar precauciones.

¿Cuánto sodio consumimos a través de la sal?

Existen estudios que demuestran que la sal añadida al cocinar, tan solo representa el 15% del sodio consumido, el 10% corresponde al sodio que contienen los alimentos por naturaleza y el 75% del sodio consumido proviene de alimentos procesados.

Por lo tanto, tu consumo de sal no es la responsable del 100% de sodio que ingieres a lo largo del día.

La OMS recomienda rebajar el consumo de sodio a fin de reducir la tensión arterial y el riesgo de enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares (ACV) y cardiopatía coronaria entre los adultos por debajo de los 2 g (5 g de sal) al día.

¿Qué le pasa al cuerpo si no se consume sal ni sodio?

Por el contrario, si en nuestro cuerpo los niveles de sodio disminuyen en cantidades considerables, podemos sufrir deshidratación. Este proceso genera síntomas como:

  • Estado de cansancio.
  • Agotamiento físico, psíquico, emocional y mental.
  • Confusión mental y desconcentración.
  • Además, cuando faltan los minerales que se perdieron al deshidratarse, se producen funcionamientos internos incorrectos. Por lo que debemos reponerlos rápidamente.
  • Problemas para la contracción muscular.
  • Hipotensión arterial.

¿Por qué es importante consumir sal de mar?

Puesto que el cuerpo es incapaz de producir sal y sodio, es preciso utilizar el sodio de los alimentos (es importante señalar que la mayoría de los alimentos contienen sodio en su estado natural). Sin embargo, algunos pueden disminuir su cantidad de este mineral por procesos de elaboración como la cocción, así que, para la necesaria ingestión de este nutriente fundamental se recomienda añadir un poco de sal de mar (preferentemente) para compensar esta pérdida.