Existen muchas dudas y confusiones sobre el consumo de la sal, una de estas confusiones es creer que la sal y el sodio es lo mismo; esta duda es muy común pero difiere de ser verdad.

El sodio es el mineral de carga positiva más abundante en el organismo. La concentración sanguínea en el cuerpo humano es controlada por funsiones propias del cuerpo humano como la sed, las hormonas y los riñones. Este mineral es un elemento importante para muchas funciones tales como:

  • Mantener el equilibrio hídrico del organismo.
  • Correcta señalización nerviosa y buen funcionamiento de los nervios.
  • Buen funcionamiento muscular.
  • Controlar la acidez en la digestión.
  • Es importante en el mantenimiento de la presión sanguínea.
  • Es indispensable para la formación de proteínas y células nuevas.

 

Ahora bien, el sodio es un componente de la sal, la cual es una sustancia que resulta de la mezcla de cloro y sodio, formando cloruro de sodio (NaCl) resultando en lo que conocemos como sal de mesa y sirve como potenciador de sabor de los alimentos. Existen muchos tipos de sal como la del Himalaya, la sal negra, la Sal de Mar y la sal de mina, entre otras.

Es importante aclarar que todas ellas están formadas por cloruro de sodio (NaCl) aproximadamente en un 96-97%, lo que varía entre ellas es el método de obtención, procesamiento y en algunos casos como en la sal de mar y la sal negra, la carga de distintos minerales que obtienen por el lugar donde se recolectan, además de algunas ser en grano o ser refinadas.

Diferencia entre la sal y el sodio

Ahora que ya sabes que la sal y el sodio no son lo mismo, ¿cuánta es la cantidad que se debe consumir de cada uno? Por cada gramo de sal, estaremos consumiendo aproximadamente 0.4g de sodio es decir que al consumir 5g de sal (1 cucharadita) estarás consumiendo el requerimiento diario de sodio.

Los especialistas mencionan que el consumo de sodio también varía de acuerdo al estado de salud de las personas, por ejemplo, una persona con buena condición de salud puede consumir un poco más de sodio que una persona que padece hipertensión. Esto se debe a que las personas que padecen esta enfermedad son susceptibles a cambios en la presión arterial con mayor facilidad al consumir más sodio en su dieta. Es por ello que nuestra recomendación es la siguiente:

El consumo de sodio no sólo proviene de la sal, ya sea de mar o de mina, que le añadimos a nuestros alimentos, es importante saber que cada alimento contiene cierta cantidad de sodio en su interior y se debe contabilizar dentro de la recomendación de consumo. Es por ello que debes acercarte a especialistas en nutrición para conocer de qué manera puedes mantener un consumo adecuado de sodio y de esta manera proteger tu salud.

También te puede interesar: 10 razones por las que no debes excluir la sal de tu dieta

 

Un dato interesante sobre el consumo de sodio, es que actualmente el sodio proviene en su mayoria de alimentos envasados, encurtidos, enlatadas o procesados provenientes de empresas que producen alimentos de comida rápida. Es importante reconocer que ahora existen dos ciencias llamadas nutrigenética y nutrigenómica que están ayudando a conocer cuánto es el consumo específico de ciertos nutrimientos como el sodio de cada persona. Estas ciencias, han ayudado a detectar que una persona puede consumir cierta cantidad de sodio y no padecer algún daño significativo en su salud; por el contrario otra persona que consume sus 2g de sodio al día puede tener problemas de salud.

Cuando de salud y nutrición se trata, siempre es recomendable acudir con un profesional de la salud que nos asesore y guíe para llevar una vida sana con una alimentación saludable, sobre todo porque la cantidad correcta de los alimentos y minerales depende de multiples factores entre ellos el estilo de vida que lleve cada persona.

recetas fáciles para preparar con sal de mar