Lo orgánico está de moda, pero ¿en realidad lo orgánico tiene beneficios a la salud? Antes de responder a esta pregunta, primero vamos a conocer qué es lo que le llaman alimento orgánico.

De acuerdo al departamento de ciencias de la comida de Estados Unidos, un alimento orgánico es aquel que se produce con base a las normas establecidas por parte del Programa Orgánico Nacional, el cual establece que los agricultores deben enfatizar su producción de alimentos con el uso de energías renovables, cuidando la conservación del suelo y del agua; no deben utilizar pesticidas, plaguicidas o fertilizantes, sólo pueden utilizar cualquier otro tipo de plagas naturales para controlar la proliferación de enfermedades en sus productos.

Por otro lado, los productores de carne de animales de corral, ganado y lácteos deben enfatizar su producción libre de hormonas de crecimiento y antibióticos, de igual manera cuidando las propiedades del suelo.

Productos orgánicos

Ahora bien, de acuerdo al codex alimentarius producido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las naciones unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) los alimentos sólo pueden certificarse como orgánicos si “son el producto de un sistema de agricultura orgánica que utiliza prácticas de gestión orientadas a mantener ecosistemas de productividad sostenible, y combaten las malezas, plagas y enfermedades por medio de una mezcla diversa de formas de vida mutuamente dependientes, mediante la reutilización de residuos vegetales y animales, la selección y rotación de cultivos, la ordenación del agua, y prácticas adecuadas de labranza y cultivo…”

En resumen, la producción debe ser sostenible, y reutilizará los nutrientes de las plantas como parte esencial de la estrategia de fertilización.

Conociendo estas prácticas de manejo de agricultura y ganadería orgánica podemos entender el por qué los alimentos clasificados de esta manera son de un costo más elevados que los convencionales. Sin embargo ¿en realidad me benefician?

La respuesta es sí, el uso descontrolado de antibióticos, hormonas, fertilizantes y pesticidas ha ocasionado que los alimentos cada vez nutran menos y generen más enfermedades. Es por ello, que el consumir sal de mar con el certificado de alimento orgánico, nos dará la seguridad que ese producto está libre de pesticidas o algún tipo de químico que pueda ser añadido en el proceso de elaboración del producto, generando de esta
manera más confianza a su consumo y menos riesgo para nuestro cuerpo.

Beneficios para la salud

Recuerda que el sodio que se encuentra en la sal de mar, aporta beneficios a la salud tales como:

  • Ayudar a la contracción muscular necesaria para moverse y para que el corazón funcione de manera correcta.
  • Estimular la circulación sanguínea, respiratoria, señalizaciones nerviosas y las vías urinarias.
  • Ayuda a eliminar los ácidos tóxicos como el ácido úrico y el ácido láctico.
  • Disminuye la acidez gástrica.
  • A través del flúor fortifica los huesos y los dientes.
  • Tiene efecto bactericida y antibiótico.
  • Produce equilibrio electrolítico.
  • Ayuda a combatir la senilidad al mejorar la señalización nerviosa.

A estos beneficios le podemos sumar el hecho de que si estamos consumiendo sal orgánica, evitaremos consumir algún tipo de sustancia o aditivo que genere complicaciones a nuestra salud.

Sin embargo, recuerda que en la actualidad lo orgánico está de moda, y muchos productos se dicen llamar orgánicos sin contar con el sello que lo manifieste legalmente. Estos productos lo único que quieren es llamar tu atención para consumir sus productos, ya te contamos algunas de las características que deben llevar los alimentos clasificados como orgánicos, sin embargo, existen muchas otras actividades que deben realizar los productores y agricultores de estos alimentos para conseguir esa certificación, no te dejes engañar y busca ese sello de certificación que siempre lo encontrarás en la etiqueta del producto, de otra manera estarás consumiendo algo que probablemente no es lo que estás queriendo comprar.

recetas fáciles para preparar con sal de mar