La sal de mar, además de ser un elemento importante para nuestra dieta, es un ingrediente que puedes usar para realizar actividades para niños y disfrutar horas.

Los niños son muy curiosos y se comportan como esponjas, absorbiendo todos los conocimientos que los rodean, es por esto que realizar diferentes actividades los ayudan a encaminar su energía, además de estimular su creatividad.

 

A continuación te presentamos 5 actividades para niños que pueden hacer en cualquier momento y disfrutar horas de diversión en familia, utilizando ingredientes sencillos como la sal de mar.

1. Experimento para obtener sal de mar

Con este sencillo experimento podrás explicarle a tus pequeños cómo está compuesta el agua del mar y podrán obtener su propia sal para realizar otras actividades creativas, no es recomendable para el consumo.

En caso de que tengan oportunidad de ir a la playa, pueden guardar un poco de agua de mar en una botella y llevarla a casa, pero si no la tiene, pueden hacer la mezcla de manera muy sencilla: solo necesitan agua potable y sal de mar.

Vacía el agua salada en un plato hondo o tazón y déjalo en algún lugar donde le dé el sol. Conforme el agua se vaya evaporando, podrán notar que van quedando los granos de sal. Una vez que estén bien secos, puedes utilizarlos para crear algo muy original.

2. Pintar ropa con sal de mar

Una forma divertida de pasar el tiempo con los niños es pintar playeras con sal de mar, lo mejor es que al final tendrán un lindo recuerdo que podrán utilizar en cualquier momento.

Materiales:

  • 1 kilo de sal de mar
  • Fijador de color
  • Tinte en sobres individuales (busca el tipo de tinte apropiado para el tipo de tela que deseas pintar)
  • Una playera blanca

Si buscas una playera de algodón, lo recomendable será utilizar tinte líquido.

Procedimiento:

Para crear un efecto divertido en la ropa, puedes hacerle nudos, técnica conocida como Tye and Dye, puedes escoger los nudos en un solo color o combinar diferentes.

Haz nudos en la playera con al menos 2 centímetros de distancia, puedes usar ligas o cordones para hacer los nudos.

En una cubeta, vacía la sal y agrega agua con el tinte de tu preferencia. Introduce uno de los nudos en la mezcla y procura que se empape muy bien. Déjalo reposando el tiempo que indique el tinte y exprímelo sin deshacer el nudo. Repite la operación con otros nudos y distintos colores. En caso de que utilices agua caliente, lo mejor será que le des una enjuagada para dejar escurrir el exceso de tinte. Pero si utilizas agua fría, deja secar la playera y deshaz los nudos una vez que se encuentre completamente seca.

Puedes lavar las prendas en la lavadora para que queden lista para utilizarse. Antes de volver a usar la lavadora, cuida poner un ciclo vacío con detergente, para evitar que queden rastros de pintura y manchen otras prendas.

 

3. Hacer un jardín de cristales de sal de mar

Recordemos que la sal adquiere la forma de pequeños cristales, que podemos manipular para que adquieran formas increíbles y si les agregamos color, podemos tener decoraciones bellas y originales.

Soprende a tus pequeños con esta divertida actividad, que además es muy fácil de hacer.

Necesitas:

  • Sal de Mar Sal Sol
  • 1 frasco
  • Agua potable
  • 1 cordel
  • 1 lápiz
  • Colorante vegetal
  • 1 olla
  • 1 cuchara

Procedimiento:

Primero calienta media taza de agua en la cacerola, hasta que se comiencen a formar burbujas. Después agrega la sal de mar, puedes empezar con ¼ de taza y revolverlo hasta que se disuelva. Si notas que el agua no muestra partículas de sal, agrega más hasta que no se pueda disolver.

Vacía el agua en el frasco lentamente y cuida que los granos de sal que quedan en el fondo de la cacerola no caigan en el frasco, de lo contrario, los cristales crecerán pegado a ellos.

Agrega un par de gotas del colorante que prefieras para dar tonos originales a tus cristales.

Amarra el cordón al lápiz y sumérgelo en el agua, de modo que el lápiz lo detenga, apoyado de manera horizontal cruzando la boca del frasco. De esta manera el corden quedará sumergido al centro del recipiente.

Deja reposar y observa como los cristales se van formando pegados al cordón.

Si quieres obtener muchos cristales en poco tiempo, puedes poner el frasco al sol y colocar un ventilador pequeño cerca. Si por el contrario quieres crear un cristal grande, pon el frasco en un lugar oscuro y frío.

 

4. Sal de colores

Una de las actividades para niños más fáciles de hacer con sal de mar es pintarla con gises de colores. Pueden ponerla en un recipiente transparente y usarla como un lindo adorno o incluso utilizarla para crear cuadros.

Lo único que necesitan es sal de mar y gises de colores. Deberás colocar la sal de mar en un recipiente hondo e introducir un gis y girarlo revolviendolo con la sal. El proceso puede requerir un poco de paciencia, pero el resultado sin duda lo vale. Cuida no revolver gises de distintos colores en la misma mezcla para que puedas pintar la sal con un tono puro.

 

5.  Letras con sal de mar

Cuando los pequeños están aprendiendo a escribir, hay muchas actividades que podemos realizar con ellos para reforzar su aprendizaje de manera divertida.

Una de ellas es hacer letras con sal de mar, dependiendo de la edad, tú podrás ayudarles para que al final obtengan una planilla con relieve que les permita practicar el movimiento de las letras, siguiendo la forma de ésta, sintiendo la textura de la sal.

Lo único que necesitas es pegamento blanco, sal de mar, hojas de papel y acuarelas o pinturas de acrílico.

Vacía la sal de mar sobre una charola rectangular. Con la ayuda de un pincel, tu pequeño o tú, dibujen la letra con el pegamento sobre la hoja. Pongan la hoja del lado del pegamento fresco para que se pegue la sal. Dejenlo secar por un rato y luego pinten la letra.

Una vez que esté seca, pueden pasar el dedo alrededor de la letra y sentir la textura, además pueden escribir palabras y hacer lindas tarjetas para regalar.

 

Ahora, tú también puedes disfrutar gratos momentos con los niños de casa, con una serie de actividades que además de poder ser realizadas con cualquier clima y a cualquier hora, estimulan su creatividad y curiosidad, por lo que aprenderán jugando y sin duda tú te divertirás mucho a su lado.